• Estrellas blaugranas

    1957: Nino Buscató

    Llegó con solo 17 años y en la primera temporada ya fue titular. Fue el nacimiento de un mito

    En aquel abril de 1957, Nino Buscató vivía en Pineda de Mar (Barcelona), ayudaba en el negocio familiar (una panadería) y cuando podía se escapaba a lanzar a canasta una o mil veces -lo que el tiempo libre le permitía- en el Pabellón Municipal de la población, del que había conseguido las llaves para poder entrar cuando le apeteciera. Tenía entonces 17 años (nació el 21 de abril de 1940) y ya jugaba en el primer equipo del Pineda después de haber practicado también fútbol y balonmano, demostrando su facilidad por los deportes y sus condiciones para triunfar en cualquier especialidad. Le llamaban el ‘Nino’ por ser el más joven del grupo -con mucha diferencia- y por su aspecto todavía más aniñado de lo que indicaba su edad. Y ese ‘Nino’ le acompañaría siempre en su larga, exitosa y ejemplar carrera.

    NINO BUSCATO-70

    A los 15 años Nino Buscató ya jugaba en el primer equipo del Pineda

    A sus 17 años, Buscató ya era un nombre que sonaba en el basquet catalán. Titular en el Pineda desde los 15 -llevaba tres temporadas ya en el primer equipo-, tanto Joventut como FC Barcelona ya conocían sobradamente sus virtudes. «Al Joventut le metí 39 puntos y al Barcelona 29 o 30 porque no había Liga Nacional pero el Pineda jugaba con los grandes «, recuerda ahora. Y los grandes se lanzaron a por él. «Los dos equipos vinieron a hablar con mis padres para ficharme, pero el representante del Barça era Antonio Palés, presidente de la sección de basket, que era fabricante de harina, por lo que había relación profesional y mi abuelo conocía a su padre». El pase del ‘Nino’ al Barça estaba cantado y así se concretó con rapidez en una entrevista en Pineda entre Palés y el padre del jugador. Pero cuando todo estaba cerrado apareció la siempre sentada y protectora voz materna. «Sólo jugará en el Barça si aceptáis mi condición», señaló la madre de Buscató. Todos, sorprendidos, la miraron en busca de esa última e inesperada condición. «Puede ir a entrenar y jugar a Barcelona, pero cada noche a dormir a Pineda, a casa». No era una condición fácil de cumplir porque no eran muchos los trenes que cubrían los 60 kilómetros que separan Barcelona de Pineda y mucho menos por la noche, pero los directivos del Barça cumplieron la condición de mamá Buscató

    Fue un jugador importante del Barça que ganó la Liga 58-59 y tuvo que dejar el Club por la decisión de retirada de Enric Llaudet

    1957-1958 TEMPORADA-70

    Nino Buscató (tercero por la izquierda arrodillado) se conviritó en jugador decisivo a pesar de su edat

  • Estrellas blaugranas

    1957: Nino Buscató

    Llegó con solo 17 años y en la primera temporada ya fue titular. Fue el nacimiento de un mito

    «Adelantaron un poco los entrenamientos -explica- y luego compartía un taxi con Juanito Canals que vivía en Badalona, para llegar al tren de las 11,15. Iba hasta Arenys y de allí otro taxi a Pineda. Así tres días a la semana, que eran los que teníamos entrenamiento». Aunque Buscató se entrenaba cada día. Iba al Pabellón de Pineda cuando podía y al Barça llegaba una hora antes y le pedía al señor Torras un balón para hacer más tiros». Con miles de lanzamientos diarios, Buscató acrecentó su leyenda de tirador infalible. «Entonces se tiraba levantando una pierna y muchas veces apoyándote en el tablero», señala el jugador, que captaba a la primera todo lo que le enseñaban y veía, lo que le permitió ser el primer español en tirar en suspensión, después de ver como los realizaban los estadounidenses en los Juegos Olímpicos de Roma 1960.

    Pero antes, en el Barça, ya marcó un equipo. «Tuve suerte -señala con modestia- porque en mi primera temporada (temporada 1957-58) se optó por un equipo joven y el entrenador, Paco Ortiz, me dio muchos minutos a pesar de mi inexperiencia. Recuerdo que teníamos hasta un americano, Cris Bellmore, que hacía muchos años que vivía en Barcelona, pero era alto y nos ayudó; jugábamos Liga Catalana y alternábamos la pista de Les Corts con el pabellón de la calle Lérida. No hicimos grandes cosas en cuanto a resultados, pero pusimos las bases del exito de la temporada siguiente». Porque esa temporada siguiente fue la de la eclosión del basket barcelonista, que ganó la Copa (entonces del Generalísimo) y la Liga (la segunda edición a nivel nacional). «Llaudet apostó fuerte, puso de entrenador a Jaume Isal, llegaron los hermanos Martínez y Jordi Bonareu, jugadores con experiencia al máximo nivel, y las cosas nos salieron bien». El Barça ganó la Copa -superando al Madrid (68-63 y 65-58) en semifinales y al Aismalibar (50-36) en la final- y la Liga superando al Madrid en una competición que se asentó en su segunda edición aunque todo era todavía muy rudimentario: «Íbamos a jugar a Madrid en coches particulares y recuerdo que una vez fui con el del presidente Llaudet, un coche espectacular de los que había pocos en aquella época». El doble exito encumbró a Buscató, que ya era internacional y uno de los mejores jugadores españoles del momento, estatus que mantendría 16 años hasta que se retiró en el verano de 1973.

    NINO BUSCATO 58-59-70

    Buscató siempre superó con inteligencia a sus defensores, mucho más altos y fuertes que él

    Pero la felicidad barcelonista tan sólo duró esa temporada porque en la siguiente «cambió la estructura. Bonareu se fue y entraron dos puertorriqueños», explica Buscató que debutó, con el equipo, en la Copa de Europa. «En la primera eliminatoria nos tocó un equipo marroquí porque en aquella época algunos jugaban competiciones europeas, y pasamos, pero en la segunda nos tocó el campeón polaco, un equipo muy fuerte. No perdimos por mucho ninguno de los dos partidos pero nos eliminó». La temporada fue discreta en cuanto a resultados y lo peor llegó al finalizar. Nino Buscató lo recuerda ahora: «Nos reunió el presidente Llaudet y nos explicó la situación. No había dinero porque se había construido el Camp Nou y aún no se había cobrado la venta de Les Corts. Nos daba libertad a todos para que buscáramos equipo y fue cuando dijo que si no habían jugadores, pues jugarían los hijos de los socios. Pero no fue una decisión caprichosa; vino dada por las circunstancias que hicieron imposible la continuidad del equipo». El Barça cayó en la Tercera División y Buscató se fue, como casi todos los jugadores. «Mi paso por el Barça fue muy bonito. Era un niño y todo el mundo me cuidó con mucho cariño. Tengo grandes recuerdos».
    Únicamente se quedaron Joan Canals y el júnior Andreu Balbuena, que había jugado unos pocos partidos con el primer equipo. Comenzaba una dura travesía por el desierto para el Barça y en la que sólo sobrevivió por el empeño de barcelonistas que no dejaron que muriera: Piera, Cano, Rabassa, Sadurní, Giró, Junqueras…
    Buscató tenía 19 años y se fue al Aismalibar de Montcada, donde jugó tres temporadas, antes de fichar por el Joventut de Badalona, en donde asentó una carrera que le convirtió en jugador de referencia. 222 veces internacional con la selección española, con la que participó en los campeonatos de Europa de Estambul (1959 y su primera competición oficial), Belgrado, Wroclaw, Moscú y Barcelona; en el Mundial de Chile (1966) y en los Juegos Olímpicos de Roma (1960) y México (1968). Se retiró tras el Eurobasket de Barcelona (1973) con la medalla de oro colgada al cuello y siempre se ha mantenido ligado al basket, como entrenador -volvió al Barça para hacerse cargo del equipo junior-, como profesor en el INEF y como comentarista. Es una de las opiniones mas certeras y respetables. Todo un mito.

Newsletter

Informa't de les nostres activitats per mail:

Copyright © 2016 - Associació d'antics jugadors de bàsquet del F.C. Barcelona

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad