• Estrellas blaugranas

    2002: Llega «dios» Bodiroga

    El fichaje del jugador servio marcaría una época en el Barça de Baloncesto

     

    Bodiroga ejerció liderazgo desde el primer momento

    Salvador Alemany tenía el visto bueno de Josep Lluís Nuñez para poner en marcha un nuevo proyecto baloncestístico. Llegaba el verano del 2002 y el dirigente barcelonista apostó por Svetislav Pesic. Una vez conseguido su objetivo le habló al técnico de un fichaje algunas veces intentado pero nunca concretado: Dejan Bodiroga. Dicen que Pesic, que era su entrenador en la selección de Yugoslavia, lo convenció con una única llamada telefónica. Lo cierto es que aquel verano aterrizó en el Palau el jugador europeo con mejor palmarés de toda la historia. Bodiroga llegó con 29 años (había nacido en la población serbia de Zrenjanin) y lo había ganado casi todo cuando vistió de blaugrana porque a los 17 años ya era profesional en Italia después de haber pasado por el equipo de su ciudad y por el Zadar. «No me interesa la NBA porque quiero ser un líder en Europa y ganar muchos títulos», repitió muchas veces el jugador. Fue un líder allí por donde pasó y se retiró como campeón de las tres ligas más importantes de Europa (España, Italia y Grecia), con tres Euroligas (dos con el Panathianikos y una con el Barça), con dos Mundiales, tres Eurobasket y una plata olímpica (Atlanta’96) con la selección yugoslava. Siendo siempre el indiscutible líder y muchas veces el MVP de la competición correspondiente. Su altura de 2,05 metros la alcanzó cuando solamente tenía 15 años y el ex jugador yugoslavo Kresimir Cosic fue quien trabajó en su técnica individual, que le iba a convertir en imparable para cualquier defensa. La guerra civil de su país le pusó en una situación dificil al ser un serbio en tierras croatas -estaba en Zadar- y recaló en Italia tras rechazar ofertas del AEK Atenas y del Olimpiakos. Su destino fue el Steffanel de Triestre entrenado por Bogdan Tanjevic donde se daría a conocer a toda Europa. En su primera temporada llevó a su equipo a playoffs promediando 21,3 puntos por partido. Tenía 18 años. Ganó la Copa primero y después la Liga italiana y aceptó una oferta del Real Madrid. Pero el club blanco no supo aprovechar sus cualidades y no ganó ninguna de las dos Ligas que disputó. Decepcionado, se fue al Panathinaikos, con el que lo ganó todo, incluidas dos Euroligas. También triunfó a nivel de selección ya que formó -con Djordjevic, Divac, Savic como más destacados- un potente equipo que derrotó a la Lituania de Sabonis en la final del Eurobasket de Atenas 1995. Ese año Sacramento lo eligió en el draft (número 51), pero el jugador tenía muy claro su no a la NBA y nunca se lo planteó.

    La Final Four del 2002 fue el momento más importante de la trayectoria de Bodiroga en el Barça

    ¿Cómo era Dejan Bodiroga? Alto (2,05 metros) y escasamente atlético, basaba todo su juego en los fundamentos. Jugaba con esmoquin. Parecía que todo era fácil con su juego de pies y con su calidad que le permitía convertir en imparable la misma jugaba a pesar de dar la sensación de que la realizaba en cámara lenta. “Parar a Bodiroga en el uno contra uno es imposible; sólo el conjunto de un equipo puede hacerlo. Si le intentas marcar con jugadores más bajos, te posteará; si le pones encima un jugador más alto, le driblará, es sencillamente imbatible». La frase es del técnico Jasmin Repesa y define con claridad la realidad. Un baloncesto fácil, como el tenis de Roger Federer. Ficharle era como fichar a cinco jugadores, ya que podía ocupar cualquier posición sobre la pista. Dejan andaba sobrado también de capacidad de liderazgo y los últimos tiros siempre eran para él. Podía lanzar desde lejos con acierto o probar una media entrada con tiro a tablero. Todo el mundo sabía lo que iba a hacer… pero nadie podía detenerlo.

    Su llegada al Barça cambió el destino europeo del club. Con él llegó su amigo Fucka y el pívot alemán Femerling y aquí se encontraron Jasikevicius y a un todavía inexperto Navarro. Pero todo giraba alrededor de Bodiroga. «Sé que me han fichado para ganar la Euroliga y acabar con la mala racha y eso es lo que vamos a intentar entre todos», declaró en su presentación como barcelonista. Y lo consiguió meses después en el Palau Sant Jordi derrotando a CSKA y Benetton y siendo el MVP de la competición. El Barça redondeó su mejor temporada ganando la Copa y la Liga y al año siguiente volvió a ganar a ACB y fue nombrado MVP de la final. Con ya 32 años pasó su última temporada en el Barcelona viviendo los problemas internos del equipo por el cambio de filosofía con respecto a la sección de baloncesto.
    Tras su retirada siguió ligado al baloncesto como vicepresidente de la Federación Serbia y siempre ha tenido una visión muy clara de este deporte. Sus reflexiones actuales son tan interesantes como eran sus movimientos de pies. “El baloncesto se ha vuelto atletismo. Se ha olvidado la técnica. Se busca más la potencia y hay muy pocos jugadores que dominen técnicamente el juego. También es mucho más táctico. Pocos pasan de los 20 puntos porque cuando llevan más de 10 el entrenador les cambia. Me apasiono cuando veo jugadores completos. Sin técnica y talento no hay baloncesto. Las canchas se llenan para ver a los jugadores. Ellos son los protagonistas siempre. Nadie ha pagado nunca una entrada para ver si un entrenador plantea una zona 2-3 o una defensa individual. Como dijo Nikolic, ‘un jugador hace grande a un entrenador y un entrenador ayuda a un jugador a ser grande’”. Con respecto a la NBA mantiene su filosofía de cuando era jugador. “Si a la NBA de los últimos años le quitas a Pau, Nowitzki, Ginóbili, Parker no queda mucho. Hasta que empiezan los playoffs hay muchos partidos que no se pueden ver. Da igual perder o ganar. Pierdes 65 partidos y dicen: ‘venga chavales, otro año más’. Aquí en Europa tienes que ganar, si no te fulminan”. La opinión del que muchos aficionados le llamaban ‘dios’.

    Bodiroga imprimió al equipo su juego siempre técnico

    Vivió la euforia barcelonista de ganar la primera Euroliga en el Palau Sant Jordi

Newsletter

Informa't de les nostres activitats per mail:

Copyright © 2016 - Associació d'antics jugadors de bàsquet del F.C. Barcelona

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad