• Estrellas blaugranas

    1985: Un gigante para el Barça

    Roberto Dueñas llegó al Palau para dar fuerza, centímetros y calidad

    Roberto Dueñas siempre marcó diferencias bajo los aros

    Pertenece al selecto grupo de jugadores (Epi, Solozábal, Andrés Jiménez y él mismo) que puede disfrutar de ver su camiseta colgada en el Palau Blaugrana y su número retirado. Es el reconocimiento a un jugador irrepetible, tanto por sus condiciones físicas (2,21 metros y 140 kg.) como por su gran humanidad. Roberto Dueñas ayudó a conseguir títulos y marcó un época en su posición. Pese a sus centímetros y kilos no era el pívot que sólo podía ayudar cerca de los aros; tenía un tiro a tres/cuatro metros más que respetable, pasaba muy bien y sabía moverse. En diez temporadas con el Barça, ganó seis Ligas, dos Copas del Rey, una Copa Korac y una Euroliga. Con la selección española (84 veces internacional) logró la plata en el Eurobasket de 1999. Fue elegido en el Draft por Chicago con el número 57 aunque nunca mostró el más mínimo interés por jugar en la NBA.

    La Euroliga del 2003 fue el principal título que Dueñas ganó con el Barça

    Roberto Dueñas intimidaba siempre a sus rivales

    El propio Dueñas ha explicado su reclutamiento para el mundo del baloncesto. «Tenía 16 años e iba a estudiar a Móstoles. Un entrenador del Fuenlabrada me vio en la parada dos o tres días y me dijo si quería jugar al baloncesto. Todo empezó allí”. Asistió a una ‘operación altura’ (entrenamientos con jugadores altos para que pudieran ser conocidos por los clubs) y el Barça lo incorporó con celeridad. Tras un par de cesiones (una a Fuenlabrada y otra al Cornellá) debutó con el primer equipo blaugrana el 17 de diciembre de 1995 y fue un jugador importante durante 10 temporadas, hasta que en julio del 2005 el tandem formado por Savic e Ivanovic decidieron no renovar su contrato. Jugó en el Akasvayu de Girona hasta que llegó Svetislav Pesic, con el que no había tenido una buena relación en el Barça, y tras un testimonial paso por el Joventut, decidió retirarse con 31 años con un evidente desgaste físco -básicamente su espalda- fruto de su constitución. Se fue con 2113 rebotes y 266 tapones.

    Junt a Epi, Solozabal y Jiménez tiene su camiseta colgada en el Palau

  • Estrellas blaugranas

    1985: Un gigante para el Barça

    Roberto Dueñas llegó al Palau para dar fuerza, centímetros y calidad

    Son los cuatro jugadores más historicos del Barça

    El baloncesto siguió presente en su vida. Se quedó a vivir en Barcelona y siguió en el club barcelonista. Trabaja en la cantera del Barça, sobre todo entrenando movimientos con los pívots. “No juego ni pachangas. Muchas veces los veteranos del Barça me dicen que vaya a jugar con ellos, pero no me apetece. Yo ya jugué, eso ya pasó. Ahora me encanta lo que hago, disfruto del baloncesto formando a los chavales”, comenta.
    Cuando se conoció la decisión de la directiva del club de colgar su camiseta con el número 12 señaló que «éste es el mejor recuerdo posible que puede existir. He estado muchos años en el Barça disfrutando de lo que me gusta hacer, pero no me lo esperaba. Ver mi camiseta colgada junto a las de Epi, Solozábal o Andrés Jiménez es un sueño y un orgullo”.

Newsletter

Informa't de les nostres activitats per mail:

Copyright © 2016 - Associació d'antics jugadors de bàsquet del F.C. Barcelona

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad