• Estrellas blaugranas

    1976: Chicho Sibilio

    LLegó cuando era juvenil para jugar el Torneo de Hospitalet y el Barça le fichó

    Llegó a Barcelona en el verano de 1975 cuando tenía 17 años para jugar el Torneo de L’Hospitalet con la selección sénior de la República Dominicana y se quedó. Los técnicos del Barça le vieron jugar y presionaron a los directivos del club para que le hiceran una oferta. La rechazó en primera instancia alegando que quería ir a la NBA, pero después la aceptó y fichó por el Barça. Comenzó en el equipo junior, alternando con el Colegio Alpe, con el que ganó un Campeonato del Mundo Escolar. En 1977 se incorporó al primer equipo y permaneció hasta 1989, doce años en los que ganó 5 Ligas ACB (1980-81, 1982-83, 1986-87, 1987-88 y 1988-89) 8 Copas del Rey (1978, 1979, 1980, 1981, 1982, 1983, 1987 y 1988), 2 Recopas de Europa (1985 y 1986) y 1 Copa Korac (1987).

    SIBILIO-70

    Solozábal, Epi y Sibilio formaron el trio mágico

    chicho_sibilio-70

    Sibilio asumió un gran protagonismo desde sus primeros partidos con el Barça

     

    Sibilo comenzó a jugar en su país natal, la República Dominicana, en el que enseguida destacó. Con sólo 17 años fue convocado por la selección sénior, con la que disputó el Centrobasket 1975; entonces jugaba de pívot. Sus 13 temporadas (una junior y 12 seniors) marcaron su vida deportiva aunque luego jugó en el Baskonia de Vitoria. Desde que la FIBA implantó la canasta de tres puntos (1984) su juego se revalorizó porque era un tirador excepcional, dotado de una técnica y plasticidad inigualable. Fue el primer jugador en anotar 650 en la Liga ACB y en anotar 6.000 puntos.
    Desde el primer momento se convirtió en uno de Los referentes del barcelonismo formando un trío insuperable junto a Epi y Solozábal. Durante las doce temporadas que permaneció en el Barça promedió 18,8 puntos por partido y ganó 16 títulos del máximo nivel. La gran espina de Chicho fue el no poder conseguir la Copa de Europa con el Barcelona, pese a jugar la final de la temporada 1983-84 (Ginebra) en donde solo anotó 4 puntos y la Final Four de Múnich en 1989, en cuya semifinal ante el Jugoplastica se fue a los 15. La decepción de la derrota en ese desencadenó una tremenda crisis en el seno del club Blaugrana, que concluiría con la salida de Sibilio, con enfrentamiento incluido con el entrenador, Aíto García Reneses, con el que ya tenía una difícil relación desde un tiempo atrás. Anunció a la salida del vestuario de Múnich que no iba a seguir y unos días después el club le abrió un expediente disciplinario por unas declaraciones, que acabó con su salida. Se fue a jugar a Vitoria, estuvo cuatro años y fue la gran estrella. No conquistó títulos, pero se convirtió en el primer jugador ‘histórico’ de la ACB en puntos y triples. Argumentó que ya había dado todo lo que llevaba dentro y abandonó el baloncesto para regresar después a su país.

     

    Fue el primer jugador en conseguir records de triples y puntos en la ACB

  • Estrellas blaugranas

    1976: Chicho Sibilio

    LLegó cuando era juvenil para jugar el Torneo de Hospitalet y el Barça le fichó

    SIBILIO 1-70

    Sibilio mantuvo una compliacada relación con Aito García Reneses

    Chicho Sibilio consiguió la nacionalidad española gracias a una gestión realizada por los directivos del FC Barcelona. Se había cursado su petición de nacionalidad basándose en que residía en España desde octubre de 1975 cuando fue inscrito en el Colegio Alpe barcelonés, pero se necesitaban dos años de residencia y el 30 de junio de 1977 la FIBA iba a aprobar -y luego lo aprobó- una norma por lo que no se podía inscribir a ningún jugador en competiciones nacionales e internacionales hasta tres años después de su nacionalidad. Ese hubiera sido el parón de Sibilio si la diplomacia del Barça no hubiera actuado rápido. Basándose en los precedentes de Luyk y Brabender, en que el Consejo de Ministros había autorizado las nacionalizaciones por ‘servicios a la patria’ al haber ganado la Copa del Europa, el Barça alegó idénticos motivos para Sibilio, que había sido campeón del mundo escolar con el Alpe. Lo aceptó el Consejo de Ministros de la época y Chicho Sibilio pudo ser inscrito como español el 17 de junio de 1977, 13 días antes de que entrara en vigor la norma FIBA de los tres años de espera. Esos tres años sí debió esperarlos para poder jugar en la selección española. Fue convencido por el seleccionador Díaz-Miguel, para que se incorporara y fue un habitual (con algunas excepciones), de la misma durante 7 años (80 y 87). El primer partido de los 87 que disputó con la selección Española, se produjo en los Juegos Olímpicos de Moscú´80 frente a la selección anfitriona, la URSS, anotando 17 puntos. La selección Española finalizó en cuarta posición en esos Juegos Olímpicos y Sibilio fue el máximo anotador de la selección. Su mayor éxito fue la medalla de plata en el Eurobasket de 1983, pero un año después Chicho renunció a disputar los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, alegando que quería jugar ligas de verano de Santo Domingo, con las que cobraba dinero. Además en los Eurobasket de Praga’81, Stuttgart’85 y Atenas’87, además de los Mundobasket de Colombia’82 y España’86. En total fueron 87 partidos anotando 1.324 puntos.
    Sibilio siempre se mostró agradecido al Barça y a sus compañeros. En una entrevista conjunta que le realizó el Diario Sport en el 2016 explicó que «tuve una suerte enorme al llegar a España. Desde júnior hasta al primer equipo del Barça la calidad humana que encontré fue maravillosa. La acogida que me dieron desde el inicio fue enorme. El cariño que me dieron todos los compañeros. Epi. Nacho, De la Cruz, Perico Ansa. Yo creo que por eso siempre que vuelvo a Barcelona es como volver a recordar mi infancia, mi juventud. Mi época dorada». Desde que abandonó la práctica del baloncesto en Vitoria apenas ha tenido contacto con este deporte. «Desde que estoy en Santo Domingo me dedico más al béisbol, a verlo. Yo empecé a jugar a béisbol antes que a baloncesto. Y es más difícil seguir el baloncesto desde la distancia. ¿El béisbol? Sólo lo veo. Deporte no hago nada. ¿Curioso? No. Son etapas. Yo entendí en un momento dado que terminé como jugador. ¿Entrenador? Sí me gusta, pero más entrenar a los niños que a los grandes. Es decir me gusta un baloncesto más formativo que competitivo».

Newsletter

Informa't de les nostres activitats per mail:

Copyright © 2016 - Associació d'antics jugadors de bàsquet del F.C. Barcelona

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad