• Estrellas blaugranas

    1975: Pedro Cesar Ansa

    Era un jugador de gran calidad que siempre respondió cuando tenia que sustituir a Epi o Sibilio

    PEDRO ANSA

    Ansa era un jugador ofensivo y su gran virtud eran las penetraciones

    Llegó al Barça en silencio y se fue 10 años después de debutar en el primer equipo para iniciar una nueva etapa deportiva que enlazara con la profesional. Fichó por Cajamadrid porque Pedro Cesar Ansa Araiz era un economista con futuro. Inteligente dentro y fuera de la pista, Ansa supo adaptarse siempre a su papel, en el que mejor podía rendir para el Barça. Destacó en los equipos inferiores del club barcelonista y llegó al primer equipo, en 1975, con 18 años y de la mano de Ranko Zeravica, convertido en un jugador de calidad, excelente en los lanzamientos y las penetraciones. Nunca fallaba cuando era requerido para tomar la plaza de Epi o Sibilio, los dos aleros titulares en una época en que las rotaciones no eran lo normal. “Epi y Chicho eran dos monstruos. Para mí eso tenía algo de buena suerte, porque era un placer jugar y entrenarme con ellos, y también de mala suerte, porque era muy difícil quitarles minutos”, reconoce abiertamente. “Además, era una época en la que no se solía rotar tanto como ahora. Los entrenadores eran así. Iban a muerte con el quinteto inicial. Creo que podíamos haber jugado un poco más los suplentes. No digo que yo me hubiese igualado a Chicho y Epi, pero sí haber estado un poco más en la pista y hubiese salido bien para el equipo”, explicó años después ‘Perico’ como se le conoció en el mundo del baloncesto. Ansa se definió, ya retirado, como “un jugador agresivo, más atacante que defensor. Me gustaba mucho correr el contraataque. Y, aunque no era un excelente tirador, sí metía desde media distancia”. El premio a pasar más tiempo del deseado en el banquillo lo compensan en cierto modo los títulos: dos Ligas, seis Copas del Rey y una Recopa. “La verdad es que éramos un grupo genial. Había muy buena relación en una generación nueva que cogió el relevo de la anterior. Basta decir que después de los partidos normalmente salíamos todos a cenar. Disfrutábamos mucho con todo”, recuerda.
    Ansa fue un jugador de pocos equipos. Empezó en los Maristas de San Juan, el mismo colegio que Solozábal. Pasó al juvenil del Sant Josep de Badalona para posteriormente incorporarse al Barcelona. Explicó su marcha del Barça en 1985 en una declaraciones a El Mundo Deportivo: “Me ha costado bastante la decisión de dejar Barcelona y trasladarme a Madrid, pero era evidente que había terminado una etapa y doy comienzo a otra. En los últimos años sentía la sensación de que estaba adoptando un postura conformista y que si hubiera dado antes este paso, podría haber llegado más alto». Se retiró tres años después -en 1988- y trabajó con exito como economista en Cajamadrid. Regresó al FC Barcelona para presidir la Associació de Veterans en la que realiza una excelente labor compaginando sus conocimientos como economista y como ex-jugador del club.

    Pedro Ansa 83-84-70

    Este es el equipo de la temporada 1983-84. Ansa abajo con Epi, Seara y Solozabal

Newsletter

Informa't de les nostres activitats per mail:

Copyright © 2016 - Associació d'antics jugadors de bàsquet del F.C. Barcelona

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad