• Estrellas blaugranas

    1956: José Luis Martínez

    Fue campeón de Liga y Copa en la temporada 1958-59

    José Luis Martínez fue un jugador muy importante durante su trayectoria en el Barça

    Fue uno de los integrantes del equipo campeón de Liga en la temporada 1958-59, pero ha sido mucho más que un jugador de un momento y, por supuesto, mucho más que el ‘hermano del Alfonso Martínez’ como se le conoció durante algún tiempo. José Luis Martínez es uno de los jugadores con más calidad y personalidad que ha pasado por el FC Barcelona y, por supuesto, una estrella en su época, cuando el basket barcelonista daba sus primeros pasos en la élite.
    José Luis Martínez llegó al Barça de la mano de Fernando Font y de Alberto Almirall cuando apenas había cumplido 14 años. Tres años antes había llegado a Barcelona, junto con toda su familia, desde su Zaragoza natal, en donde nació en febrero de 1935. Sus padres le matricularon en la Salle Bonanova, un prestigioso colegio barcelonés, allí se inició en el baloncesto, pasión que después compartiría con sus hermanos Alfonso y Miguel Ángel. «La vida tiene mucho de azar. Hay cosas que no puedes controlar que van a cambiar tu destino. Y mi fichaje por el Barça es una muestra de ese azahar. Almirall me dijo: ‘ven que vamos a hacer un equipo juvenil’ y Fernando Font era el encargado de seleccionar a los jugadores. Éramos muchos y solo quedaba una plaza cuando llegó mi turno. Me lanzó un balón. ‘Cógelo’, me dijo; lo hice y le gustó. ‘Bueno, tú también te quedas’. Así se completó el equipo y llegué al Barça. Son cosas que pueden cambiar tu vida y está claro que la mía la cambió». Corría el año 1949 y se abría un horizonte nuevo. Lo explicaba con todo lujo de detalles José Luis Martínez que desbordaba con anécdotas y recuerdos. Instalado en la isla canaria de La Palma junto a su esposa María José Pérez Gómez (miss España en el año 1963), hasta su muerte en 2017, viajaba con frecuencia a Barcelona para visitar a sus hijos y frecuentar a sus amigos de la época en la que jugar en el Barça tenía poco que ver con lo que ahora conocemos.

    LLevó el número 10 durante toda su trayectoria barcelonista

    «Jugábamos en Les Corts, en una pista habilitada en unos de los goles y los vestuarios estaban debajo de la tribuna, por supuesto sin agua caliente en las duchas. No había utillero ni nada parecido y dejabas la camiseta y te lo lavaban aunque el chandal te lo llevabas a casa. Recuerdo que un compañero (Manolín) no se lo llevaba para lavar y lo dejaba colgado allí hasta el siguiente día. Con toda la temporada así es facil imaginar las condiciones en las que llegaba el chandal al final. Entonces, el club solo te daba la camiseta y las zapatillas. ¿Dinero? No, no se pagaba nada en aquella época. Como mucho, un pase para ver el fútbol». El momento era convulso con un Barça con escaso poder y con la aparición de nuevos equipos que comenzaban a abonar algún dinero. Es el caso del Aismalibar, un equipo de Montcada -una población cercana a Barcelona-, que quería hacerse grande y disponía de medios. Tomás Pallaroa, su presidente, consiguió fichar a José Luis Martínez -y a su hermano Alfonso- que llegaron para luchar por el título de la temporada 1955-56 aunque debieron conformarse con la segunda posición tras el Real Madrid. Con Kucharski de entrenador-jugador, el Aislmalibar aportó un solo de aire fresco al baloncesto -con una buena defensa en zona, por ejemplo- pero se mantuvo poco en la elite, entre otras cosas por Raimundo Saporta ya había tomado el poder y el Madrid comenzó a llevarse a los mejores jugadores, entre ellos los hermanos Martínez, que vistieron de blanco durante dos temporadas. Fue entonces, final de la temporada 57-58 cuando José Luis, que había acabado sus estudios de Derecho, le comentó a Alfonso que él no volvía a Madrid. «José Luis era mil veces mejor que yo -comentaría años después Alfonso-, pero se retiró pronto, acabó los estudios de derecho y estaba cansado de ir de un sitio a otro sin ganar mucho dinero».

    El hermano mayor de los Martínez fue siempre el líder del pequeño, Alfonso

  • Estrellas blaugranas

    1956: José Luis Martínez

    Fue campeón de Liga y Copa en la temporada 1958-59

    José Luis Martínez jugó con los Veteranos del Barça hasta los 80 años

    Y como no había contratos, se fueron al hotel Manila de Barcelona a explicarle a un Saporta convencido de su continuidad que no iba a seguir ninguno de los dos porque Alfonso decidió seguir la senda de su hermano. «Se cabreó mucho Saporta porque perdía a dos jugadores casi sin tiempo para buscar recambio -explicó José Luis- y dijo que nos hundiría, pero yo le dije a Enrique Piera, directivo del Barcelona, que estábamos decididos a irnos a su club. Le sorprendió porque era tarde pero nos buscó sitio y yo pude volver al Barça».

    El Madrid no tuvo poder de reacción -hasta el año siguiente no encontró la solución fichando a los americanos Borrás y Galíndez- y el Barça podía redondear una gran plantilla que iba a dar mucas alegrías en la temporada 1957-58. En 2017, José Luis Martínez aun recitaba de memoria el equipo -«Bonareu, Buscató, Canals, Cano, Alfonso, Mateu, Meléndez, Miró, Plana y yo, con Isal de entrenador»- que consiguió teñir la Liga de blaugrana. «las cosas habían cambiado. Pasamos de jugar en Les Corts al Palacio de los Deportes de la calle Lleida y Llaudet apoyaba totalmente la sección. Aunque el Madrid consiguó incorporar a última hora al puertorriqueño Johhny Báez -que fue el máximo anotador de la Liga- el Barça fue campeón con 40 puntos (por 38 de los blancos) y consiguió el doblete en la Copa venciendo en la semifinal a su máximo rival e imponiéndose al Aismalibar en la final (50-36). «Recuerdo que salimos al campo de fútbol a ofrecer el trofeo, algo que no se había hecho nunca», explicaba José Luis, que vistió dos años más de blaugrana, pero que ya tenía decidido encarar su vida por el camino de Derecho y, después, de la pedagogía. «El baloncesto me ha dado mucho y tengo gratos recuerdos de mis dos pasos por el Barça. Fue el azar, ese que te puede cambiar la vida en un segundo», explicaba rodeado de trofeos en la sede de la Asociación de Veterans del Barça antes de regresar a La Palma donde falleció en 2017.

Newsletter

Informa't de les nostres activitats per mail:

Copyright © 2016 - Associació d'antics jugadors de bàsquet del F.C. Barcelona