• Estrellas blaugranas

    1941: Pere Carreras

    Estuvo 9 años en el Barça y formó una gran pareja con su hermano Miquel

    Pedro Carreras 70

    Pere Carreras en una imagen de 1941 jugando bajo la Tribuna de Les Corts

    Nació el 2 de octubre de 1919 y a los 12 años se inició en el equipo infantil de las Escueles Franceses donde estudiaba. A los 14 años medía 1,70 (una buena estatura para el época) y ello le impidió jugar en el equipo juvenil porque, según las normas de la Federación Catalana, ¡era demasiado alto! Pasó al segundo equipo de la Societé Patrie y después del BC Athlètic de Gràcia, en donde se reencontró con sus ex-compañeros Borrell, Font y otros porque había desaparecido su anterior equipo, considerado por la nuevas autoridades como entidad extranjera. En el año 1941 casi todos los jugadores de ese club pasaron al Barça, que había reorganizado su sección. Allí jugó hasta su retirada en 1950 recogiendo los frutos del buen trabajo realizado en los años anteriores. Primero como delantero, con Ferrando, y más adelante dando lecciones de cómo debía jugar un defensa de ataque, clavando el cuero encima de la tabla del aro. Su zancada era muy larga y sus rodillas se resintieron de ese poder, lo que pagó con lesiones de menisco, que fueron, con las de su hermano, el banco de pruebas del doctor Cabot.
    Fernando Font lo definió como «un chico alto, huesudo, serio, de aristas pomulares, no muy hablador, reía y disfrutaba en 1935 por la pista de tierra que el abuelo Gregorio cuidaba con amor en aquel Patrie de la calle Borrel, esquina Mallorca».
    Pedro Carreras y su hermano Miguel iban allá, de infantiles, a jugar todos los ratos que podían. Pedro saltaba tanto que le llevaron a un Campeonato de España de atletismo y ganó el título de triple salto. Pero su futuro estaba en el baloncesto y en el Barça. Su hermano Miquel, nacido en Barcelona en 1922, jugó con él en el Barcelona y fue 4 veces internacional por las 8 de Pedro. Ambos vivieron el histórico triunfo del Barça en el Torneo de Bolonia, lo que hizo que un sacerdote catalán, Mossèn Ventosa, les premiara con una audiencia con el Papa.
    Tras su retirada, Pedro Carreras siguió ligado al club barcelonista como jefe de administración hasta que una grave enfermedad le obligó a abandonar todas sus actividades.

    Pere Carreras con Diego (jugador del Montgat) y el árbitro del partido antes de comenzar la final de Copa de España

Newsletter

Informa't de les nostres activitats per mail:

Copyright © 2016 - Associació d'antics jugadors de bàsquet del F.C. Barcelona

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad