Historia Sección Baloncesto

  • El Baloncesto

    El deporte del baloncesto esta considerado como la segunda disciplina, en interés y espectacularidad, entre los cuales se practican en nuestro país. Haciéndose eco de este sentir, el F.C. Barcelona, lo incluyó en su órbita hace ya muchos años. Exactamente el 24 de agosto de 1926– y ya han pasado 83 años – , iniciaron sus actividades en la Entidad, que en aquella fecha estaba presidida por don, Arcadio Balaguer Costa, siendo el primer Delegado de esta Sección don Joan  Borrell, padre del que más tarde seria un excelente jugador azulgrana.

    Un deporte que estaba en sus comienzos, tenía que tener, necesariamente, las dificultades lógicas de todo cuanto se inicia con grandes ambiciones, pero con limitados medios. Así, el primer terreno de juego que se utilizó para la práctica del baloncesto fue Sol de Baix, pasando algunos años después a un pequeño campo situado al lado del desaparecido Camp de Les Corts, detrás del gol sur, el suelo del cual, de tierra, no fue debidamente condicionado con cemento hasta después del año 1939. 

    Azulgranas destacados

    Uno de los primeros entrenadores que tuvo esta Sección fue don  José Vila, que ocupó el cargo en los años anteriores al año 1936. Cuando, transcurrido el paréntesis de la Guerra Civil Española, el Baloncesto retomó sus actividades de competición, la dirección técnica del cuadro estaba a cargo de don Enrique Henry , quien, al mismo tiempo, dirigió también el equipo femenino de esta misma disciplina, ganador en la temporada 1941-42 del Campeonato de Cataluña. 

    Algunos de los jugadores azulgranas más destacados en este deporte con anterioridad al conflicto bélico nacional, habían sido  Carbonell i Tomás, ambos con el entramado de la internacionalidad y Almacellas, casado con la famosa nadadora Granados. En aquellas fechas, este nuevo deporte barcelonista recibió su mayor impulso del directivo señor Molas, que cuenta con un buen equipo de colaboradores en las personas de los señores  Cardús – para los equipos juveniles – y Borrel jr., como encargado de la Sección.

     

    Épocas gloriosas

    Corría el año 1944 cuando, sustituyeron al señor Borrell, se hizo cargo de este deporte como nuevo Delegado, don Julián Canal, que dirigió una de las más gloriosas épocas de la Sección de Baloncesto, siempre en estrecha cooperación con el ya veterano y siempre hábil señor Cardús, quien por tercera vez, y desmostando su valía de colaborador insustituible, puso todo su saber i leal conducta al lado del hombre que relevaría a don Julián Canal, don Prudencio Trabal, con el cual formó un perfecto binomio hasta 1961, después de coincidir una etapa de transición entre 1950 y 1958, y haber llegado a la más alta cota del Baloncesto azulgrana, al conseguir en la temporada 1958-59 el doble Campeonato Nacional de Liga y Copa del  Generalisimo, y su derecho, con ésto, a disputar la Copa de Europa.Fue delegado federativo durante esta época don Francisco Cano Bernabé.

  • El primer título

    Pero nos parece que vamos muy deprisa y tendríamos que volver hacía atrás nuevamente. En 1928, solo dos años después de su fundación, el “cinco” barcelonista llega a su primer título de  Campeón de Cataluña, honor que conseguiría en diversas ocasiones más hasta 1936. 

    En 1940, puesta nuevamente en marcha la actividad deportiva del país, se hace cargo de la dirección técnica del equipo de Baloncesto Fernando Font, después de unas temporadas como jugador en activo. El Barcelona cuenta con una espléndida plantilla en  la cual figuran, entre muchos otros, nombres como los de  Ferrando Manolín, los hermanos Pedro y Miguel Carreres, Galve, Duñach, Borrell, Capella, Pintó, Martínez… Son un grupo prácticamente invencible en las pistas de juego. Los equipos más destacados dentro de este deporte en aquellos años, eran el  Layetano, Montgat, Hospitalet, Espanyol, Joventut de Badalona y C. F. Barcelona.

    Los Campeonatos de Cataluña

    Los Campeonatos de Cataluña se suceden ininterrumpidamente con superioridad barcelonista, y la Sección engrosa sus filas con nuevos valores como Navarrete y Kucharski. 

    De 1950 a 1958, los equipos azulgrana, en sus diferentes categorías, asolan algunos Campeonatos, pero ya había menguado en muchos aspectos aquella fuerza arrolladora de los años anteriores y nuevas estructuraciones en el Baloncesto español, junto con

    momentos de crisis en el Club – a causa de la fase de construcción del gran Estadio – hacen perder potencia a los nuevos cuadros.  El día 7 de Enero de 1958 es nombrado Presidente de las Secciones Deportivas don Enrique Llaudet Ponsa. El nuevo dirigente de los deportes barcelonistas se lanza decidido a la formación de un gran equipo, y los hermanos José Luis y Alfonso Martínez reingresan nuevamente en la

    plantilla al lado de Buscató, Canal, Bonareu, Cano, Meléndez, Planes y Mateu; el entrenador Jaime Isal, y delegados los señores Trabal y Cano.

    Los resultados no se hacen esperar. Aquella misma temporada, ya mencionada más arriba, culmina con la obtención de dos títulos nacionales en litigio: El C.F. Barcelona es Campeón de Liga y de la Copa de S.I. El Generalisimo. Disputar la Copa de Europa había llegado a ser una realidad.

    No obstante, esta doble victoria no fue más que un castillo de fuegos artificiales. Al inicio de 1961, el Barcelona se retira voluntariamente de la máxima División y pasa a desarrollar sus actividades de baloncesto en la división inmediata inferior.

  • Resurgimiento e ilusión en el futuro

    Tres años, vistos con una perspectiva del tiempo ya pasado, no es nada, solo un recuerdo. Ésto dura la permanencia del Barcelona en Segunda. La brillantísima temporada realizada en  1964-65 tiene como consecuencia la obtención del título de Campeón Nacional de Segunda División, y, por tanto, el ascenso a la División de Honor. Un poco como la vuelta a casa. La clave del triunfo, principalmente, había estado en las manos de dos jugadores formidables: Sanjuán y Navarro. Las secciones estaban presididas entonces por don Joan Piera Seris, que su dinamismo y constante afán de superación habían hecho que el Baloncesto pudiese resurgir del pozo en el que había caído, por la meta de la cual había contado con una colaboración inestimable encabezando el baloncesto azulgrana don: don José Giró  Silvestre, auténtico apasionado de este deporte que supo, en su entorno, rodearse de un grupo de excelentes barcelonistas amantes a trabajar incansablemente para forjar el conjunto que llegaría a la máxima categoría. Algunos de éstos hombres fueron Juan Vinyes  (Subdelegado), Manuel  Junqueras (Delegado de Equipo),  Eduardo Pórtela (Entrenador),  Luis Trabal (Juveniles) y Ricardo Gabarro (Mini-basket). 

    La más ardua labor había sido centrada, principalmente, en Juveniles y Juniors, vivero del que se nutre en todo momento el primer equipo. Es entonces en 1968 cuando se hace cargo de la Sección Técnica el acreditado preparador don Javier Añúa, que refuerza el conjunto con nuevos valores.  García Reneses, Costa y Camps, y el norte-americano Albi Grantfirman sus fichas por el Barcelona, aunque Albi Grant, a causa de su comportamiento, no llega a finalizar la temporada. Y mientras tanto, dos formidables conjuntos van perfilando, lo que es la más clara esperanza para el futuuro. Se trata de los equipos Juveniles y Junior, bajo la dirección técnica de Francisco Bernat y Vicente Sanjuán, que cuentan en su entrono, con las valiosas colaboraciones de Luis Trabal y Carlos Dumenjó. Un año más tarde, ya casi en las puertas del presente, se incorporan Azpiazu, Flores y Carmichael, que representan un considerable refuerzo para nuestro Baloncesto.

    Los diferentes equipos, en todas sus categorías, han ido llegando a la órbirta que les correspondia, y así llegar a la temporada  1970-71, la última transcurrida, en la cual el equipo Juvenil consigue el título de Subcampeón de España, y el Junior, el de Campeón de la Liga Nacional, quedando clasificado en sexto lugar el Primer Equipo.

    El Palau Blaugrana

    Otro capítulo importante es el de la valiosa y nutrida aportación que las Secciones de C.F. Barcelona han dado a las Secciones Nacionales. Pensando siempre en el futuro, y con clara visión del porvenir, el C.F. Barcelona acometió, en su momento, la construcción de esta maravilla arquitectónica que es el “Palau Blaugrana”.

    donde en su pista tendrá lugar, las más óptimas condiciones, del desarrollo competitivo de todos los deportes que acogen las Secciones. El Baloncesto, todavía no el más antiguo, sí uno de los pioneros, ha de proyectarse con mayor intensidad allende de nuestras fronteras, buscando, sobretodo en las competiciones europeas, su camino a la gloria. Ésta es la razón por la que en la temporada 1971-72, recién iniciada, se haya tenido un interés muy especial en la formación de un cuadro con todas las garantías de calidad y juventud, del que forman parte hombres como Costa, Camps, Sada, Flores, García Reneses y Norman Carmichael, el término medio de edad de los cuales llega a la estimable y prometedora cifra de 21 años. Al lado de ellos, la categoría indiscutible de  Sanjuán y Azpiazu, y dos nuevos fichajes, sin regatear esfuerzos, para que el baloncesto azulgrana tenga el más prometedor germen de futuro, el espectacular  José Mª Solery el magnífico atleta norte-americano Xerris Ray Thomas, la nacionalización del cual se encentra, en estos momentos, pendiente de resolución. La enorme calildad de juego de este cuadro y la proyección internacional para la cual ha estado pensada, necesitaba de la incorporación a la Secretaria Técnica de una reconocida personalidad en el mundillo del Baloncesto. Esta labor ha sido encomendada el reconocido barcelonista don  Ramón Ciurana, industrial barcelonés, quien desinteresadamente va actuando en pro de un mejor quinteto de nuestro baloncesto des de los inicios de la pre-temporada. Las perspectivas, extraordinarias, hacen concebir en estos momentos las más altas esperanzas.

Newsletter

Infórmate de nuestras actividades por email:

Copyright © 2016 - Asociación de antiguos jugadores de baloncesto del F.C. Barcelona